miércoles, 13 de marzo de 2019

CUATRO SILLAS DE RUEDAS Y UNA GRAN   EMOCIÓN

En Ngeba (Baix Congo) en un campo de trabajo con universitarios que nos dedicamos a construir unos lavabos para un colegio de niñas y atender enfermos, habíamos visitado pacientes en sus casas, entre ellos vimos unos chicos entre 12 y 20 años que estaban recluidos en sus chabolas por parálisis de ambas extremidades inferiores y en varios también una superior inicialmente pensamos que eran secuelas de polio, pero enseguida descartamos ese diagnóstico pues se acompañaban de retraso mental. Curiosamente a todos les afecto en la infancia pero con un desarrollo normal motor e intelectual. El hecho es que todos quedamos impactados al ver estos chicos que estaban condenados a permanecer cerrados en sus casas por no poder desplazarse.

Javi fue al que más tocado quedó interiormente e hizo el propósito de buscar una solución para el año siguiente. 
Efectivamente llegó el próximo verano y Javi apareció en la terminal del aeropuerto con cuatro sillas de ruedas para llevar a los paralíticos de Ngeba. Cuando los sacamos de sus casas con las sillas de ruedas se les llenó el rostro de alegría, fue muy emocionante para todos, para los enfermos, para los que llevaban las sillas, los familiares y los del pueblo que quedaron impactados por esta bella iniciativa.

Descubrimos que padecían un enfermedad epidémica propia de esa zona de la R.D. del Congo que se llama Konzo, es causada por dietas exclusivas de mandioca que en los años de sequía puede contener substancias tóxicas relacionadas con el cianuro en la raíz que, si no se machaca muy bien y se lava con abundante agua, puede afectar al sistema nervioso y dejar secuelas de por vida.
Tshala-Katumbay D, Mumba N, Okitundu L, Kazadi K, Banea M, Tylleskär T, et al. Cassava food toxins, konzo disease, and neurodegeneration in sub-Sahara Africans. Neurology. 2013;80:949-51.

viernes, 1 de febrero de 2019

NACER SIN PELIGRO

con este proyecto facilitamos a mujeres pobres de Kinshasa la atención al embarazo y al parto, incluida la cesárea y la asistencia al recién nacido. Para conseguir fondos se puede votar por este RETO en:
https://www.nuez.es/proyecto-social/nacer-sin-peligro.html

sábado, 17 de noviembre de 2018

SIN DINERO NO HAY MEDICINA

El verano del año pasado visitamos a Michael de 17 años en su choza en Oluko. Tenía un tumor en la rodilla que había ido creciendo desde hacía varios años. El tumor parecía benigno, en tanto tiempo no había dado ningún signo de malignidad aparte de su crecimiento localizado, pero le impedía moverse y pasaba los días tumbado en el suelo fuera de su choza. No podía operarse al no tener dinero, además los especialistas para esa intervención están en la capital a casi 500 Km.
Este verano nada más volver a Oluko preguntamos por él para ir a visitarlo pero nos dijeron que había muerto en febrero. Por lo que nos contaron posiblemente fue por un tromboembolismo pulmonar. Nos quedamos todos muy apenados por la triste realidad que se repite en muchos lugares del mundo: si no tienes dinero no hay medicina.
En España no somos conscientes de lo privilegiados que somos, esa situación no se hubiera dado pues Michael se hubiera operado, aunque fuera de beneficencia, al poco tiempo de aparecer la tumoración. Además, tenemos paz y seguridad, comemos varias veces cada día y menuda gastronomía la nuestra, la educación primaria y secundaria asegurada, buen clima, mucha cultura y un sinfín de cosas más... pero a pesar de todos estos bienes mucha gente está triste, deprimida, insatisfecha. En África da la impresión de que hay más alegría de vivir, es para pensarlo, quizá es porque allí hay muchos niños que la contagian y también que se comparte más lo poco que se tiene y se está más pendiente de los otros, y la sociedad no está tan ensimismada e introvertida como la nuestra.

viernes, 23 de marzo de 2018

INGENIO AFRICANO

En Kinshasa trajeron al hospital un chico con una fractura de tibia por ser atropellado por una moto. Llamaba la atención la "férula" con la que habían inmovilizado la fractura. Como se aprecia en la foto habían utilizado una caja de cartón recortada y atada a la pierna para facilitar el traslado hasta el hospital.



Los accidentes de motos cada vez son más frecuentes en África, pues es un medio de transporte que se ha desarrollado enormemente hasta en los lugares más remotos. Las motos se han convertido en los taxis africanos más populares y son de gran utilidad a millares de personas, pero ese adelanto tiene un triste reverso que son los numerosísimos accidentes que ocasionan, en muchos casos  mortales, otras con secuelas graves de por vida y en muchos otros como el de este chico que requieren pasar por el quirófano. Las férulas con cartones son habituales en África para transportar a los pacientes con fracturas y son un exponente del ingenio africano que sabe improvisar soluciones caseras ante la carencia de recursos.